¿Podemos facturar sin hacernos autónomos?

¿Podemos facturar sin hacernos autónomos?

hacerse-autonomo

Una de las principales preguntas que pueden surgir a la hora de hacerse autónomo es si podemos facturar sin llegar a convertirnos ni darnos de alta como empresarios individuales. ¿Hasta qué punto es obligatorio si vamos a realizar alguna actividad de manera poco frecuente, ocasional o a tiempo parcial?

Lo primero que tienes que saber es que en nuestro país, para que podamos darnos de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) tendremos que hacer frente a un pago de 256,72€ mensuales, siendo la base de cotización mínima de 858,60 (datos del año 2013). Hacer frente a este coste, sin embargo, no significará cobertura alguna en caso de sufrir algún tipo de accidente o el cese de actividad.

Pero, ¿qué ocurre si no llegamos a ese mínimo de cotización, convirtiéndose la cuota mensual en un coste totalmente desproporcionado? ¿Podremos facturar los trabajos que hagamos sin la necesidad de hacerse autónomo?

En un principio, cualquier trabajador que quiera llevar a cabo cualquier tipo de proyecto propio y cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social deberá darse de alta de forma obligatoria.

Existen, sin embargo, algunos casos en los que no será necesario hacerse autónomo de una forma oficial. Por ejemplo, si la actividad que hemos decidido llevar a cabo no se puede considerar como un medio de vida. Es decir, que la compatibilicemos con otra que sí suponga un sustento. Para saber si entramos en esta excepción, no deberemos nunca facturar una suma anual que sea superior a los 7.455,14€.

Pese a lo anterior, debemos tener en cuenta que, aunque no sea obligatorio darnos de alta como empresarios individuales, sí que tendremos que declarar todos nuestros ingresos, haciendo frente al IVA trimestral, siempre y cuando el sector de actividad en el que estemos así lo indique.

De hecho, es muy importante remarcar que la figura del trabajador por cuenta propia que realiza trabajos de baja retribución está ampliamente reconocida. Pero, ¿qué ocurre si somos objeto de una inspección de trabajo? En el caso de que nos quieran “obligar” a darnos de alta, deberemos recurrir de una forma expresa, efectuando todo tipo de argumentaciones y presentando pruebas que verifiquen que la actividad que llevamos a cabo no supone un medio de vida.

En último lugar, si por algún casual estuviéramos cobrando algún tipo de subsidio por desempleo, será imposible que realicemos cualquier factura sin ser autónomo, ya que podríamos arriesgarnos a perder la retribución.

Sin Comentarios

Deja tu comentario